Reabren cerveceras, ¿cómo deben cuidar a sus trabajadores del Covid-19 ?

Dos meses sin ellos no sólo llevó a la escasez de la bebida, sino al incremento de los precios. Ahora que están de vuelta y hay que tomar medidas para protegerles del contagio de la enfermedad.

Reabren cerveceras, ¿cómo deben cuidar a sus trabajadores del Covid-19 ?

El mayor riesgo de contagio de Covid-19 para quienes trabajan en la industria cervecera se encuentra en la preparación y distribución del producto, de acuerdo con los lineamientos de seguridad que el gobierno federal preparó para ese sector.

El peligro de infección en las plantas de producción se debe a que durante la preparación en ocasiones se necesita que las personas trabajen a corta distancia, según el documento Prevención de Covid-19 en la actividad laboral: Industria Cervecera elaborado por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y que se encuentra en la plataforma oficial “Nueva normalidad”.

Además, en la distribución y ventas “se puede tener contacto con personas que no tengan capacitación para la prevención de Covid-19”. Uno de los lugares en los que más se entrega cerveza para su venta al consumidor son las tiendas de abarrotes, donde es más difícil que cuenten con capacitación y supervisión de medidas preventivas.

Apenas el pasado 1 de junio las empresas cerveceras pudieron llamar de vuelta a una parte de su personal. Los gobiernos de la Ciudad de México y de Nuevo León permitieron la reactivación de esas organizaciones al considerarlas esenciales, luego de una escasez de la bebida y del alza los precios.

Además de los lineamientos federales para esta industria, el gobierno capitalino también emitió los propios. Ambos son una guía para que las organizaciones dedicadas a producir cerveza elaboren una guía de protección para evitar la propagación del nuevo coronavirus entre su personal.

“Debido a que cada sector de la industria y del comercio responden a diferentes necesidades, se deben establecer medidas de seguridad sanitaria que atiendan a las necesidades propias” de cada uno, indica el gobierno de la Ciudad de México.

La elaboración de esta bebida “es una de las 14 actividades más importantes de la producción manufacturera, de un total de 291”, según información de la Cámara de la Cerveza. Se ubica “después de la refinación de petróleo y la fabricación de automóviles y camionetas”, afirma el organismo empresarial.

Un informe de esa cámara señala que 93% de las 88,000 personas que trabajan en esta industria son hombres. Los salarios que les pagaron a quienes trabajan en las plantas industriales de cerveza eran superiores a las recibían las personas empleadas haciendo otro tipo de bebidas u otro tipo de manufactureras, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Mientras que los cerveceros ganan 30,000 pesos al mes en promedio, los trabajadores de la industria manufacturera perciben casi 11,500 pesos y los salarios en el sector de otras bebidas es de 11,000 pesos mensuales.

Medidas para proteger a los cerveceros

“En virtud de la evolución de la pandemia generada por el Covid-19 y de acuerdo con los indicadores epidemiológicos”, a partir del 1 de junio el semáforo de riesgo sanitario está en rojo, indican los Lineamientos hacia la nueva normalidad en la Ciudad de México, publicados el 29 de mayo.

A partir de esa fecha, el gobierno capitalino permitió la reapertura de las actividades relacionadas con la construcción, minería, fabricación de equipo de transporte, producción de autopartes, venta de bicicletas y producción de cerveza.

Algunas de las medidas que prevé el documento son:

  • Establecer un filtro sanitario para la identificación de personas con infección respiratoria aguda.
  • Designar un área de estancia para las personas trabajadoras que se detectaron con temperatura corporal mayor a 37.5 °C, dotarlas de un cubrebocas y remitirlas al domicilio particular y/o servicios médicos.
  • Establecer entradas y salidas exclusivas del personal, en caso de que se cuente con un solo acceso, este se deberá de dividir por barreras físicas a fin de contar con espacios específicos para el ingreso y salida del personal.

Otro elemento importante, indica el gobierno capitalino, es la comunicación al interior de las empresas. Para ello deben tomar en cuenta:

  • Emitir mensajes oportunos, honestos, transparentes, simples, claros y cercanos.
  • Demostrar empatía y responder a las inquietudes del personal. Se recomienda utilizar palabras sencillas y datos duros y oficiales.
  • Respetar en todo momento los derechos humanos de los colaboradores. “Hacerles saber que la empresa los provee entornos seguros, saludables y sin discriminación”, independientemente de su situación de salud.
  • Generar confiabilidad al garantizar la confidencialidad.
  • Fortalecer la reputación y liderazgo de las empresas con sus colaboradores, mediante el compromiso manifiesto de procurar entorno laboral seguro y hacerles sentir acompañados.

Para protegerles fuera la planta, el gobierno federal recomienda:

  • Uso riguroso de cubrebocas
  • Protección ocular para el personal que tenga que salir a repartir las cervezas
  • Guantes de uso doméstico para la limpieza
  • El uniforme o ropa que se use en el trabajo se debe cambiar diariamente
  • Exigir a proveedores o clientes el uso de cubrebocas.

Para quienes están en las plantas y también para quienes tienen que salir a vender:

  • Abrir las puertas evitando tocar manijas y superficies
  • En los elevadores, cuidar la distancia, presionar botones con el codo y guardar distancia en el interior
  • Solicitar a clientes y proveedores que informen su estado de salud previo al ingreso al centro de trabajo
  • Establecer horarios de trabajo escalonado o flexible
  • Disminuir el número de trabajadores en las áreas de producción
  • No instalar túneles sanitizantes como control de ingreso al centro de trabajo, éstos ponen en riesgo la salud de los trabajadores y no son eficaces para eliminar el virus SARS-CoV-2 de la ropa.

Por último, el gobierno de la Ciudad de México recomienda en sus lineamientos permitir a padres y madres trabajadoras que no cuenten con un servicio de cuidado para sus hijos pequeños que se queden en casa. Además de aquellas que sean de la población vulnerable.

Fuente: El Economista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s