8 consejos prácticos para que una inspección laboral no te “agarre en curva”

Las inspecciones extraordinarias que se realizan en el contexto de la pandemia de Covid-19 no requieren un aviso previo, pero los centros de trabajo pueden prepararse en algunos aspectos para recibir a un inspector.

8 consejos prácticos para que una inspección laboral no te “agarre en curva”

Las inspecciones laborales son una facultad de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) para corroborar que las empresas cumplan con normas y derechos laborales. En el contexto actual, tanto la dependencia como la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) pueden realizar estos procesos de verificación para constatar que los centros de trabajo cumplan con las medidas sanitarias de prevención de Covid-19.

Al tratarse de inspecciones extraordinarias, la STPS no está obligada a dar una aviso previo al centro de trabajo. Esto significa que el inspector puede acudir a las instalaciones y en ese momento se debe llevar a cabo la revisión.

Por ello, es importante que las empresas cumplan con las medidas sanitarias, incluyendo permanecer cerradas si es que el semáforo de riesgo no permite la reapertura.

En el caso de los centros de trabajo que han podido abrir sus puertas nuevamente, es necesario estar preparados para la visita de un inspector para verificar que el negocio está operando conforme a las medidas sanitarias para el cuidado de los trabajadores, dijo el abogado José Mario de la Garza Marroquín ante el Comité de Capital Humano de la Asociación de Internet MX (AIMX).

¿Qué hacer en caso de recibir una inspección? Para que este proceso no tome en “curva” a los centros de trabajo, el especialista presentó 8 puntos que deben considerar las empresas:

  1. Tener definido quién atenderá al inspector que visite el centro de trabajo. Por increíble que parezca, hay empresas donde su personal no sabe a quién hay que dar aviso cuando un inspector toca la puerta.
  2. Revisar cuáles son las actividades esenciales de la empresa. Es importante tener en cuenta que, dependiendo el semáforo de riesgo, la empresa puede operar. Sin embargo, en un negocio puede haber áreas con actividades no esenciales y esas deben continuar suspendidas hasta que las autoridades autoricen su reactivación.
  3. Tener la documentación necesaria para acreditar las actividades esenciales de la empresa y el cumplimiento de las medidas de seguridad y salud. Por ejemplo, se puede contar con una carpeta con documentos e imágenes como el poder del representante legal, los permisos que se necesitan para operar, el protocolo que se implementó, cómo se les informó a los trabajadores de éste, etc. Todos estos documentos se pueden tener listos y a la mano, con copia certificada.
  4. Verificar la identidad del inspector en el portal de la STPS, a través de la credencial que éste porte al momento de presentarse, ya que están obligados a hacerlo . La dependencia cuenta con una página y teléfonos para que los centros de trabajo verifiquen que el inspector sí es un servidor público y de esta manera evitar fraudes.
  5. Brindar las facilidades al inspector del trabajo y permitir su acceso a la empresa.
  6. Corregir y subsanar las medidas recomendadas por el inspector y en su caso los plazos señalados.
  7. Asentar en el acta las irregularidades detectadas en el comportamiento del inspector.
  8. Actuar con conciencia ética y social por la contingencia del Covid-19, buscando conservar la salud de los trabajadores, respetar siempre sus derechos laborales y mantener las fuentes de empleo, acordando lo necesario entre empresa, trabajadores y sindicatos.

El consejo más importante

En materia de inspecciones, el primer consejo que la firma Ferran Martínez Abogados le da sus clientes es: siempre dejar pasar al inspector. Esta es la recomendación más importante, porque permitir la inspección es una obligación patronal e impedir que el funcionario realice su trabajo puede tener repercusiones graves para la empresa.

“En definitiva, no es una buena idea no dejar entrar a un inspector o inspectora del trabajo. El hecho de no dejar pasar al inspector simplemente tiene la consecuencia de que la empresa consienta de manera tácita todo lo que venía en el acta de inspección. Es como decir: pues todo lo que me van a revisar, resulta que no lo tengo. Y evidentemente las multas y la responsabilidad pueden ser verdaderamente importante”, dijo en entrevista Carlos Ferrán, socio director de la firma.

¿Y si la empresa no cumple con todo? A veces por desconocimiento, algunos patrones niegan el paso del inspector porque consideran que no cumplen con todas las medidas. Sin embargo, es mejor dejar pasar al inspector a realizar el proceso. “El no dejarlo pasar, es consentir que no tienes nada absolutamente”, sentencia.

Cinco días para cumplir

Si la empresa no cumple con algún punto revisado en la inspección, la dependencia otorga cinco días hábiles para subsanar las medidas técnicas o presentar los documentos que hizo falta durante el proceso. “Aquí a lo que siempre se invita es a que se practique la inspección y que en un momento posterior, en caso de tener una cuestión deficiente, se subsane y de esa manera el patrón evite las multas”, agregó José Alberto Sánchez, asociado de Ferran Martínez Abogados.

La Secretaría del Trabajo ha señalado que las inspecciones extraordinarias que se realizan para verificar el cumplimiento de las medidas sanitarias son en materia de seguridad y salud en el trabajo. Por ello, una recomendación adicional para las empresas es verificar que la orden de inspección esté enfocada en esta materia.

“Hay que ver ciertas particularidades, la razón correcta, la identificación de la inspección, es decir, si es una inspección de seguridad e higiene, el inspector no podrá revisar cuestiones, por ejemplo, de capacitación y adiestramiento o del reglamento interior del trabajo. El acceso siempre se le debe permitir al inspector, sin embargo, la inspección deberá seguir el curso que establece en su documento”, enfatizó José Alberto Sánchez.

La firma de abogados resalta la importancia de capacitar al personal para atender la visita de un inspector, en especial a los trabajadores que se encuentran en las áreas de recepción. Las personas que están en la línea de primer contacto en las empresas deben tener clara la importancia de la inspección y saber a quién canalizar al funcionario.

Carlos Ferran puntualizó que la cultura de prevención es la pieza clave para que las inspecciones no tengan repercusiones negativas para la empresa, lo ideal es tener claras las obligaciones patronales y no esperar que las autoridades señalen lo que hace falta para cumplir.

Inspecciones continuarán

El titular de la Unidad de Trabado Digno de la STPS, Alejandro Salafranca Vázquez, ha reiterado que conforme se realice la reapertura de los negocios, las inspecciones tendrán un nuevo foco y pasarán de verificar que las empresas no esenciales estén cerradas, como ocurrió en la Jornada de Sana Distancia, a supervisar que los centros de trabajo que están alzando la cortina, lo hagan apegados a las disposiciones oficiales.

Salafranca Vázquez también ha puesto énfasis en que las inspecciones son una herramienta, pero no un fin. El objetivo es garantizar el cumplimiento de las medidas sanitarias en este contexto de pandemia en favor de la salud de los trabajadores.

Los últimos datos compartidos por la STPS en materia de inspecciones realizadas con información del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), indican que el 16% de las empresas no cuenta con protocolos de seguridad y medidas sanitarias, a pesar de tener un aumento en sus incapacidades por enfermedades respiratorias.

Fuente: Factor Capital Humano

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s