La pandemia aumentó el número de personas que trabaja sin recibir salario

Un reciente informe de la OIT revela que mientras en abril más de 1 millón de trabajadores volvía a casa sin un sueldo, para agosto ya había más de 3 millones de personas en esa situación.

La pandemia aumentó el número de personas que trabaja sin recibir salario

Desde abril —cuando la pandemia de covid-19 obligó a la suspensión de gran parte de las actividades económicas—y hasta agosto pasado ha habido un “crecimiento sostenido” de personas que no reciben ingresos por su trabajo. Además de un “nuevo repunte” en quienes ganan apenas un salario mínimo al día.

De acuerdo con el reporte México y la crisis de la covid-19 en el mundo del trabajo: respuestas y desafíos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), en mayo del año pasado 6% de las personas que laboraban no recibían un sueldo a cambio. Para abril del 2020 se había logrado disminuir esa población hasta 2 por ciento. Pero a partir de entonces comenzó aumentar hasta llegar a 7% en agosto.

México ha tomado “ciertas medidas” para tratar de controlar el daño que la pandemia tendrá sobre el empleo, dice la OIT. Pero éstas “todavía pueden parecer insuficientes considerando el impacto esperado” en el mercado laboral.

“Como era de esperarse, la crisis tuvo un impacto en el nivel salarial de los ocupados”, indica el documento. En abril del 2020, comparado con mayo del 2019, aumentó el número de personas que percibieron un salario mínimo al día (123.22 pesos), al pasar de poco más de 20 a más de 25 por ciento de la población ocupada. Y las que ganaban hasta dos salarios mínimos (246.44 pesos) diarios, de 32 a 35 por ciento.

En cambio, disminuyó el número de personas con mayor paga. Según el informe, en mayo de 2019, cerca de 17% percibía hasta tres salarios mínimos, es decir, 369.66 pesos al día. En abril del 2020, menos de 15% tenía ese salario y en mayo, cerca de 12 por ciento. Si bien en junio, julio y agosto hubo una recuperación, apenas se ha vuelto a alcanzar el nivel de abril pasado.

Desafíos del trabajo por cuenta propia

El reporte de la OIT, elaborado por la Oficina para México y Cuba, resalta que “la condición de informalidad del empleo acentúa la pobreza laboral”. Es decir, mientras 8% de los trabajadores formales recibe un salario mínimo al día, más de 34% de los ocupados en la informalidad gana esa cantidad.

La OIT recuerda que esta administración elevó el monto del salario mínimo diario a 123.22 pesos. Pero convertidos en dólares, equivale a sólo 5.50 dólares por día, “es un ingreso que todavía es bajo”.

Los bajos salarios no sólo están más asociados a los trabajos informales, sino a también a quienes trabajan por cuenta propia frecuentemente. Las personas que laboran de manera independiente suelen encontrarse “en las categorías de ingresos más bajos”, dice la OIT. En México, 23% de la población ocupada se emplea de esta manera.

Antes de la pandemia, este grupo presentaba un declive en sus sueldos. En el primer trimestre del 2020, el 40% ganaba hasta un salario mínimo diario. Este ingreso, de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) no alcanza para adquirir la canasta básica para una familia de cuatro personas.

La OIT indica que las categorías de trabajo más afectadas por el desempleo son para independientes y asalariados. Sin embargo, en el caso de estos primeros su actividad es “de subsistencia”, lo que no les permite salir de la pobreza laboral, sino ir al día.

En abril del 2019, más de 12 millones 357,000 personas laboraban por su cuenta. En marzo del 2020 inició la caída: poco más de 12 millones 35,000 obtenían ingresos de manera independiente. Abril ha sido el peor mes para esa población, cuando cayó hasta 7 millones 739,000 personas que aún podían seguir activas. Luego inició una recuperación y en agosto pasado llegaron a más de 11 millones 362,000 de personas.

“En general, las personas que trabajan por cuenta propia están mucho más expuestas a riesgos laborales y sociales”, advierte la OIT. Tienen una escasa o nula cobertura de la seguridad social, la cual es obligatoria para los trabajadores subordinados y asalariados. “Pero totalmente voluntaria para cuentapropistas”.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s