Riesgos para el empleo siguen latentes, a pesar de recuperación: CESOP

14 Oct 2020El centro de investigación de la Cámara de Diputados resalta que mientras no se cuente con una vacuna para la covid-19, la pérdida de empleos y la dificultad para encontrar uno nuevo seguirán presentes.

Riesgos para el empleo siguen latentes, a pesar de recuperación: CESOP

Pareciera que los meses más críticos en materia laboral por la pandemia de covid-19 ya pasaron, pero lo que sigue no es mejor. El Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública (CESOP) de la Cámara de Diputados advierte sobre varios riesgos para el mercado laboral mexicano, entre ellos, “la imposibilidad” de recuperar las plazas perdidas y el aumento de la informalidad y la pobreza laboral.

“El panorama del empleo en México va a sortear en el corto y mediano plazo un futuro lleno de incertidumbre”, señala el informe Empleo formal e informal 2020 en México, elaborado por el CESOP. De acuerdo con una proyección de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), al terminar este año podría haber más de 6 millones de personas sin una fuente de ingresos.

Luego de la “pérdida masiva” de empleos, en el sector formal se han recuperado más de 204,000 de las más de 1.1 millones de plazas canceladas, indica el reporte. “Ello ha abierto el camino a la recuperación de la economía y la reanimación de la vida social”. No obstante, en tanto no se desactive la cadena de contagios, el riesgo para el mercado laboral “sigue latente”.

El documento hace un recuento de los sectores económicos y las entidades más afectadas laboralmente por la pandemia. En el periodo de marzo a junio, Quintana Roo, Baja California Sur y Sinaloa perdieron más empleos. Del otro lado, en Baja California, Chiapas y Tabasco hubo menos bajas, tomando en cuenta la cantidad de puestos registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) antes de la crisis.

Quintana Roo ocupa el primer lugar en afectación, pero además duplica el porcentaje de Baja California Sur, que ocupa el segundo lugar. En el estado sureño la covid-19 terminó con una cuarta parte de sus empleos formales (24%). Mientras que en la entidad norteña se reportó una caía de 10.9 por ciento. En Sinaloa la merma fue de 10%, apunta la CESOP.

La informalidad, la única constante

El sector económico más afectado por la crisis es la industria de la transformación, con una reducción de 27% de puestos de trabajo. En segundo lugar están los servicios para personas, empresas y el hogar, donde se perdió 23% de las plazas. El comercio, en el que se cancelaron 20% empleo, es el tercer lugar. En cuarto lugar, los servicios comunales, con una afectación del 11 por ciento.

De acuerdo con el documento del CESOP, lo anterior podría dar una explicación al fenómeno en Quintana Roo. En esa entidad la mayor parte de sus empleos son de servicios a empresas y personas, comercio y servicios comunales, debido a la importancia de la industria turística. En conjunto, los tres rubros representan 60% de las plazas de trabajo perdidas.

Pero en cualquier entidad del país, en el sector que sea, hay una población que ya padecía precariedad laboral y la pandemia lo empeoró: la que trabaja en la informalidad. A este grupo, que es más de la mitad de PEA, no les es reconocido su vínculo laboral y carece de seguridad social y prestaciones de ley.

El junio había 25.6 millones de personas en empleos informales, esto representó un aumento de más de 3 millones respecto a mayo. Si bien en junio del 2019 había 31.3 millones en esa condición, la OIT ha explicado que las cifras de informalidad parecieran haberse reducido en la época del nuevo coronavirus, pero no es así. La realidad es que este tipo de trabajos tuvo tantas pérdidas que se reflejó de esa manera.

En los últimos meses ha habido una recuperación del empleo, pero la mayoría es en la informalidad. La “urgencia de buscar cotidianamente los medios de subsistencia” obliga a mucha gente a aceptar estos trabajos. Por otro lado, esto le hace más proclive “a sobrevivir por debajo de la línea de pobreza” y quedar expuesta a riesgos de salud y de trabajo, advierte el organismo.

¿2 millones de empleos para enero?

“El gran desafío” del mercado laboral mexicano, dice el CESOP, radica en priorizar políticas públicas para transitar hacia la formalidad. El pasado 5 de abril el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció un plan para reactivar la economía. En él destaca la creación de 2 millones de empleos este año. Otras de las acciones en materia laboral son:

  • Reducción de los sueldos para los puestos de alto rango en el gobierno federal.
  • Cancelación de los aguinaldos desde el cargo de subdirección hasta el de presidente de México.
  • La inversión de 25,000 millones de pesos adicionales para la introducción de servicios públicos básicos y urbanización en zonas marginadas del país, con lo que sea crearán 228,000 empleos directos,
  • Ampliación del programa Sembrando Vida, que da empleo permanente a 230,000 personas, a 200,000 adicionales.

El pasado 11 de agosto, recuerda el CESOP, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y el partido Morena emitieron un decálogo para reconstruir la confianza y fortalecer la recuperación de la economía, el empleo y el bienestar de la población.

Unificar los esfuerzos de “trabajadores, productores de alimentos, empresarios, fuerzas políticas y gobiernos para aprovechar el Tratado México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) es uno de los puntos. “Aprobar cuanto antes la reforma de pensiones pactada entre el Ejecutivo, el sector empresarial y los sindicatos” es otro, concluye el centro de estudios.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s