México vivirá un gran cambio de paradigma en su modelo de justicia laboral: IFDP

El Instituto Federal de la Defensoría Pública participará por primera vez en material de justicia laboral tras el cambio de modelo que se dio con la gran reforma a la Ley Federal del Trabajo del 2019.

México vivirá un gran cambio de paradigma en su modelo de justicia laboral: IFDP

La justicia laboral en México durante muchas décadas estuvo abandonada y los trabajadores más vulnerables en una situación de franca desventaja en la pelea por sus derechos, por eso urgía un cambio de paradigma en esta materia, expresa Netzaí Sandoval Ballesteros, director general del Instituto Federal de Defensoría Pública (IFDP).

El sistema tradicional de justicia del mundo del trabajo mexicano, aquél encabezado por las juntas de conciliación y arbitraje a lo largo del país, y que se coordinaba desde el Poder Ejecutivo, comenzará en unas semanas la transición hacia su desaparición, para dar paso a un nuevo modelo con centros de conciliación autónomos y tribunales laborales dependientes del Poder Judicial. 

Este esquema que forma parte de un “nuevo  paradigma” de  justicia nació de la reforma laboral del 2019, una decisión de política pública, pero también por “presiones y compromisos internacionales”, reconoce Sandoval Ballesteros en entrevista con El Economista.

“Los tratados de libre comercio han forzado a que el país no pueda tener a sus trabajadores en una situación de absoluta indefensión, porque esto genera una competencia desleal con los trabajadores y las economías de otros países”, expresa.

El IFDP se estrenará este año en temas de justicia laboral. La reforma del año pasado le dio la obligación de brindar asesoría y defensa legal a los trabajadores que no puedan pagar un abogado. 

Después de un año de preparación, capacitación, rediseño institucional y contratación de nuevo personal, el organismo del Poder Judicial ya tiene listo al primer grupo de 78 abogadas y abogados encargados de la defensoría pública en Campeche, Chiapas, Durango, Estado de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Tabasco y Zacatecas, entidades en las que comenzarán a operar los nuevos tribunales laborales en noviembre. 

Éste es uno de los grandes elementos del cambio de paradigma: una defensa pública robusta, detalla Netzaí Sandoval. El esquema todavía vigente tiene grandes complicaciones, comenta, por un lado, en el terreno público esta tarea estaba solamente en manos de las procuradurías del trabajo, con altas cargas de casos por atender y condiciones adversas; por el otro, en el ámbito privado, “capturado por abogados coyotes”.

“En promedio, los trabajadores de la Profedet (Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo) llevan casi 1,000 asuntos al año, ésta es una cantidad de asuntos desmesurada. En cambio, los defensores públicos federales llevan en promedio 150 asuntos al año, lo que les permite realizar un estudio mucho más profundo y más concienzudo de los casos y dar una defensa adecuada”, puntualiza.

Ambas instituciones serán las encargadas de ofrecer la defensa a los trabajadores más vulnerables. Pero para evitar duplicidades en esta tarea, detalla, se firmó un acuerdo de colaboración para que la Profedet asista a los interesados en materia de conciliación laboral, elemento que ahora será un requisito prejudicial, y el IFDP lleve la parte contenciosa ante los tribunales.

El despacho más grande de México

El trabajo preparativo del Instituto Federal de Defensoría Pública para asumir su rol en el nuevo modelo de justicia laboral ha implicado el aumento de recursos presupuestales y abarca cinco grandes estrategias, explica su titular.

En primer lugar, no sólo se abrieron las plazas para contratar a los nuevos defensores, también se llevó a cabo un proceso de sensibilización y capacitación a través del Instituto de la Judicatura Federal para acreditar como especialistas en materia laboral a todas las abogadas y abogados que asumirán estas tareas.

Asimismo, a nivel interno se creó una unidad de asesoría jurídica que se encargará de coordinar nacionalmente la estrategia de defensa laboral

“Siempre he dicho que la Defensoría Pública es el despacho de abogados más grande de México, entonces tenemos que litigar como un despacho y para poder coordinar esas estrategias necesitábamos una unidad que encabezará los esfuerzos de nuestros asesores jurídicos federales”, expresa.

Otro aspecto de fortalecimiento de la institución ha sido la creación del área de ciencias forenses, lo que ha permitido contar, por primera vez, con peritos independientes, una de las falencias señaladas por la ONU en su análisis del sistema de justicia mexicano.

Un cuarto elemento tiene que ver con la puesta en marcha de un centro de atención telefónica para ofrecer asesoría jurídica en todas las ramas que abarca el IFDP, incluyendo a partir de este año la materia laboral. Este servicio estará ahora en operación las 24 horas del día.

Asimismo, comenta Sandoval Ballesteros, se amplió la presencia de la institución a todas las entidades federativas del país, ya que hasta hace poco sólo tenía delegaciones en 27 estados, por lo que se cuenta ya con representación completa a nivel nacional.

“Se ha apostado muchísimo por el fortalecimiento de la defensoría en México, porque lo vemos no sólo como un instrumento para garantizar el debido proceso en materia penal, sino también como un instrumento de acceso a la justicia para las clases más desfavorecidas y para los grupos más vulnerables en nuestro país”, concluye.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s