IMSS redefine la población laboral vulnerable al covid-19 y la reduce a 20%

La redefinición implica que sólo unos 2 millones de trabajadores son los más vulnerables ante el nuevo coronavirus; al inicio de la emergencia sanitaria se consideró en esta condición a 10 millones de personas.

IMSS redefine la población laboral vulnerable al covid-19 y la reduce a 20%

Para evitar discriminación y despidos en las empresas, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) realizó un ajuste al estudio de vulnerabilidad de contagio para definir con mayor exactitud quiénes son los “trabajadores de alto riesgo” frente a la covid-19; de tal manera que 80% de los empleados fueron reclasificados y pueden ejercer nuevamente sus actividades laborales, bajo condiciones seguras.

Mauricio Hernández Ávila, director de prestaciones Económicas y Sociales del IMSS, detalló que en el mes de marzo, cuando se tomaron las medidas de Sana Distancia, se identificó a un universo de 10 millones de trabajadores con algún padecimiento —diabetes, sobrepeso, mujeres embarazadas— a quienes se les quiso dar protección.

No obstante, “esto fue muy dramático porque cuando se emitieron los primeros lineamientos de protección para la población trabajadora no se definieron bien, sino que se hizo una protección amplia y básicamente mandamos cerca de 10 millones de trabajadores a su casa a resguardo que representan prácticamente la mitad de la población de trabajadores”.

Detalló que “en términos de números, pasamos de una recomendación de casi 10 millones de personas para quedarse en resguardo, a una población que protege a más o menos 2 millones de trabajadores, esto para los empleadores, para las empresas es más factible evitar discriminación y evita también despidos”.

Incapacidades por arriba del pronóstico

Desde el punto de vista económico, expuso el director de Prestaciones Económicas y Sociales del IMSS ante sindicalistas, las autoridades esperaban 213,000 casos de trabajadores que solicitaran una incapacidad por enfermedad respiratoria. Sin embargo,  “registramos en lo que va de la pandemia hasta la semana pasada —última de octubre— 1 millón 168 incapacidades, esto quiere decir que tuvimos un exceso de 956,000 incapacidades, traducido a personas son casi un millón de trabajadores más que solicitaron una incapacidad temporal para el trabajo”.

Así, el Instituto planteó que los trabajadores puedan acudir para una evaluación de su vulnerabilidad, ya sea a las unidades de medicina familiar, al personal de médico de la empresa o inclusive a un médico privado.

Hernández Ávila presentó las nuevas especificaciones en el estudio de vulnerabilidad. Por ejemplo, al principio de la pandemia se consideró que las mujeres embarazadas deberían estar resguardadas en casa y no acudir a los centros de trabajo, “ahora sabemos que las mujeres no tienen un mayor riesgo”; en el caso de personas con sobrepeso u obesidad, sólo es si la condición es extrema; en el caso de la diabetes, sólo si se trata de la Mellitus y que esté descontrolada.

En tanto, para los trabajadores y trabajadoras con hipertensión arterial, el funcionario reconoció que “no hay un criterio tan claro, pero se sabe que tener presión arterial tampoco es un criterio certero de tener una forma grave, lo hemos dejado como presión arterial sistólica grado dos”.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s