Home office expone brechas del mercado laboral y beneficia a los que más ganan

De acuerdo con la Cepal, la posibilidad de teletrabajar está ligada a los ingresos de las personas, de manera que la brecha salarial se suma a la digital para limitar las oportunidad de laborar desde casa en la pandemia.

Home office expone brechas del mercado laboral y beneficia a los que más ganan

El nivel de salario de un trabajador juega un papel importante para saber si éste puede o no hacer home office, de ese tamaño es la brecha que ha evidenciado la pandemia de covid-19 y el impulso del trabajo remoto como respuesta. De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), la posibilidad de teletrabajar está vinculada al ingreso de las personas, a mayor remuneración, mayor probabilidad de migrar a esta modalidad.

Académicos de la Universidad de Chicago estiman que en México sólo 25% de la fuerza laboral puede trabajar desde casa. En Estados Unidos, principal socio comercial de nuestro país, esta proporción se eleva a 37% de sus trabajadores; en países como Suiza y Reino Unido, hasta 40 por ciento.

Y si bien la brecha entre los trabajadores que pueden laborar desde casa y los que no está condicionada por diversos factores, los estudios académicos coinciden en lo siguiente: el teletrabajo no es para todos.

A nivel sectorial, la probabilidad de teletrabajar para renglones mejor pagados del mercado como los servicios profesionales, científicos, educativos y financieros es superior al 80%, mientras que para actividades como la industria manufactura (donde los sueldos suelen ser menores) las posibilidades se reducen al 5 por ciento de la fuerza laboral.

Acceso limitado a la tecnología

Desde la perspectiva de Andrea Rojas, líder de Recursos Humanos de Runa,  “la importancia de detectar esta brecha también radica en que tanto empresas como gobierno centren sus esfuerzos y colaboren para reducir el impacto del covid-19 y crear empresas más sólidas, trabajadores con mejores condiciones laborales y economías más resilientes ante la crisis”.

La secretaria de ejecutiva de la Cepal, Alicia Bárcenas, ha reconocido que a pesar del papel clave que han jugado las nuevas tecnologías en el funcionamiento de la economía durante la pandemia, las brechas de acceso a estas herramientas condicionan derechos como el del trabajo y, al mismo tiempo, incrementan la desigualdad socioeconómica, pues el estrato social al que pertenecen los trabajadores determina el acceso a las plataformas digitales y, por ende, al home office. 

En esa misma línea, la Cepal ha destacado que las familias con menos recursos destinan un porcentaje importante de sus ingresos para cubrir el costo del servicio de banda ancha móvil y fija, que se estima que es de entre 12 y hasta 14% de sus ingresos.

Lo anterior habla de la necesidad de replantear la forma y condiciones de trabajo que se requieren para la nueva normalidad. “Brindar a los trabajadores las condiciones adecuadas que contribuyan a su bienestar profesional y les permita seguir laborando con seguridad, no sólo tendrá impacto en su productividad y finanzas personales, sino también a nivel de empresas y crecimiento económico para los países”, concluye Andrea Rojas.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s