Autoridades, principal riesgo para el funcionamiento de la justicia laboral

La falta de compromiso y responsabilidad de las autoridades involucradas en la materia son el principal riesgo que enfrenta la implementación del nuevo sistema para resolver conflictos laborales.

Autoridades, principal riesgo para el funcionamiento de la justicia laboral

Hay una gran expectativa en torno al nuevo mecanismo de solución de conflictos laborales que comienza a funcionar este miércoles en el país. La promesa de éste es resolver los problemas entre trabajadores y empleadores de forma pronta y expedita, de ese tamaño es el reto en la implementación del modelo y, paradójicamente, son las propias autoridades quienes representan el principal riesgo en la transición a la nueva justicia laboral

Esteban Martínez Mejía, titular de la Unidad de Enlace para la Reforma al Sistema de Justicia Laboral, reconoce que el primer riesgo que podría tener la puesta en marcha de este sistema lo representan las autoridades federales y locales si no comprenden el alcance del cambio. 

“El mayor riesgo para la implementación son las propias autoridades responsables de impulsarla: el riesgo de que no sepamos tomar en serio la responsabilidad que entraña este proceso; que ignoremos su trascendencia y sus implicaciones nacionales e internacionales; que le destinemos recursos o personal insuficiente; que pretendamos intervenir o manipular las decisiones que tomen las nuevas autoridades”, subraya el funcionario de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). 

Desde  su perspectiva, el éxito del modelo depende en gran medida del compromiso que asuma cada gobierno, sin importar colores o partidos, sino reconociendo un compromiso de Estado. 

“La implementación del nuevo modelo laboral es un edificio en construcción que necesitará tiempo y esfuerzo para remodelarse, y que por lo mismo requerirá del involucramiento y el seguimiento permanente de todos los Poderes, federales y locales; no sólo se trata de cortar el listón, sino de habitar el edificio, acondicionarlo y hacerlo nuestro”, expone. 

La nueva justicia laboral busca cortar de tajo algunos vicios, como el tiempo que podía tardar la solución de un conflicto. El Estado, afirma, tiene una deuda histórica con los trabajadores, quienes muchas veces ni si quiera se atreven a demandar por lo tardado que puede ser un juicio. 

Sin embargo, Martínez Mejía opina que el nacimiento de este mecanismo de solución es sólo un paso para cubrir esa deuda histórica, pues quedará saldada cuando la fuerza laboral del país pueda ejercer sus derechos a plenitud. 

Cultura de diálogo, pieza clave

En un mecanismo que le apuesta tanto a la conciliación, la cultura del diálogo es fundamental para hacer realidad la nueva justicia laboral. Las entidades que adquieran la tradición de resolver conflictos a través de la conversación podrán afrontar el reto, opina Julio César Vanegas Guzmán, director general del Centro de Conciliación del Estado de México. 

La entidad mexiquense fue la primera de las ocho que integran la primera etapa de implementación en nombrar al director de su Centro de Conciliación. El Estado de México también es el más grande en número de conflictos laborales de los que participan en la primera fase del nuevo modelo de justicia laboral. 

En ese sentido, el reto es mayúsculo, reconoce Venegas Guzmán, quien al mismo tiempo resalta que en el Estado de México se ha trabajado en una cultura de diálogo, la cual considera la mayor fortaleza y aliada para el nuevo sistema.

“El modelo de las juntas de conciliación y arbitraje, que además exportamos a todo el mundo, generaba que el trabajador y el patrón iniciaran esta conciliación haciéndola como demanda, eso ya daba un ambiente complejo para conciliar porque comenzaban acusándose”, expone en entrevista. 

Julio César Venegas Guzmán tiene una meta ambiciosa al frente del centro: conciliar el 80% de los casos que se planteen en esa instancia. Además, se tiene planeado integrar una bolsa de trabajo para que la fuerza laboral que se encuentra en un proceso de conciliación pueda aspirar a nuevas oportunidades de trabajo.

“Estamos pensando a mediano plazo, tener un enrutamiento en línea —con autorización del trabajador— para exponerlo curricularmente a reclutadores. Tenemos la esperanza de que, mientras se realiza la conciliación, reciba correos con ofertas de trabajo”, detalla.

Para finalizar, el director general del centro de conciliación del Estado de México puntualiza que el modelo de soluciones de conflictos en las juntas de conciliación y arbitraje quedó obsoleto, dejó de ser ágil. Por ello, el compromiso de los profesionales que integran el nuevo mecanismo es asumir un rol de equilibrio, marcando las pautas a ambas partes en cuanto a los mínimos y máximos en sus derechos.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s