Bono para gastos de home office, obligación sólo para semáforo covid en verde

Las empresas deben cubrir una parte del costo de internet y energía eléctrica de sus teletrabajadores, pero esta medida aplica sólo cuando esta modalidad sea voluntaria, no por causa de fuerza mayor por la pandemia.

Bono para gastos de home office, obligación sólo para semáforo covid en verde

Al menos en el contexto del semáforo rojo y las restricciones para las actividades económicas no esenciales por la pandemia, las empresas no están obligadas a otorgar un bono para cubrir el costo del internet y una proporción del consumo de energía eléctrica de sus colaboradores en home office, una de las nuevas obligaciones de la regulación del teletrabajo.

De acuerdo con especialistas de Mercer, el teletrabajo que se ha impulsado a causa de la pandemia es obligatorio y no voluntario, como lo establece la Ley Federal del Trabajo (LFT). Por lo tanto, los centros de trabajo no esenciales que mantienen operaciones a través del trabajo remoto para cumplir con las medidas de prevención de la emergencia sanitaria no están obligados a otorgar en estos momentos el apoyo económico a sus trabajadores.

“Ahorita por la pandemia y porque nosotros estamos obligados a trabajar en casa, porque estamos en semáforo rojo, no estamos obligados a otorgar aún estos beneficios”, expuso Claudia Rodríguez, líder de Productos de Información del área de Carrera en Mercer, durante un webinar organizado por la Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh).

La especialista subrayó que las industrias esenciales son las que tienen permitido tener trabajo presencial con el semáforo rojo. En ese sentido, estas empresas pueden ofrecer el teletrabajo como una modalidad voluntaria y no obligatoria, como ocurre con las compañías de actividades no esenciales.

“El 26% (de las empresas) ya está considerando esa parte de mantener como política interna el esquema de teletrabajo. Entonces, estamos hablando que ese 26% son los que también están obligados a otorgar, no en este momento, sino cuando termine la pandemia, esta ayuda en teletrabajo”, expuso.

Para las empresas que ya pueden ofrecer un teletrabajo voluntario, de acuerdo con el semáforo epidemiológico, Claudia Rodríguez resaltó la importancia de modificar el contrato y establecer en él la decisión del colaborador por adoptar esta modalidad de trabajo.

Por otra parte, la especialista recomendó a las empresas que los bonos que otorguen para los gastos de home office no los integren en el sueldo base. “Esto después genera otros costos. Tienen que implementarlos como una ayuda para herramientas de trabajo y esto, tal cual como me lo dijo uno de los abogados es, llamarle reembolso de gastos de herramientas de trabajo”.

La encuesta de teletrabajo de Mercer, con corte a finales de enero, muestra que las empresas están considerando otorgar a los trabajadores un monto mensual promedio de 150 pesos para gasto de energía eléctrica o bien, cubrir el 25% del consumo. Para el internet, las compañías evalúan un monto de 192.50 pesos o pagar el 35% del servicio.

Desde la perspectiva de Claudia Rodríguez, los encargados de Recursos Humanos deben comenzar a rediseñar su esquema de beneficios a la par de los bonos para los gastos derivados del home office, y repensar algunos que estaban diseñados para la modalidad presencial, como los vales de gasolina, de restaurantes o el servicio de comedor, por citar algunos casos.

El propósito del teletrabajo

¿Por qué hay más empresas dispuestas a mantener el home office después de la pandemia? La reducción de costos sería quizá una de las razones principales, pero datos recabados por Mercer posicionan esta razón como el último propósito de las organizaciones para apostar por el teletrabajo.

El 74% de las empresas afirma que, ofrecer flexibilidad a sus colaboradores es el principal propósito de mantener el teletrabajo después de la pandemia. Otro 56% lo hará para alinearse a las tendencias en el mercado y anticiparse a futuras contingencias. El incremento en la productividad, la atracción de talento y la optimización de los espacios físicos son el resto de los motivos que señalan las organizaciones.

La reducción de costos es un propósito que sigue el 25% de las compañías que le dará continuidad al home office después de la crisis sanitaria.

A casi un año de las medidas de confinamiento que aceleraron la implementación del teletrabajo, el 45% de las organizaciones percibe dificultades para mantener esta modalidad de trabajo en el contexto de la reforma a la Ley Federal del Trabajo combinada con el fin de la pandemia.

Las barreras en la continuidad del home office, según las respuestas obtenidas por Mercer, están vinculadas principalmente con aspectos culturales, la aceptación de los líderes, la gestión del desempeño y la propia afectación al entorno familiar de los colaboradores.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s