Iniciativa de outsourcing recibe duras críticas por parte de socios comerciales

Representantes de empresarios de Estados Unidos y Canadá consideraron que el proyecto de reforma que impulsa el gobierno “es el peor, en el peor momento” y tendría un gran impacto al poner en riesgo inversiones y empleos.

Iniciativa de outsourcing recibe duras críticas por parte de socios comerciales

Larry Rubin, presidente de la American Society of Mexico, y Enrique Zorrilla, presidente de la Canadian Chamber of Commerce, hicieron una fuerte crítica a la propuesta de reforma en materia de subcontratación que presentó el Ejecutivo —que se encuentra en discusión en la Cámara de Diputados— entre otras razones porque “es la peor, en el peor momento”, y traería un impacto que sería brutal para la economía mexicana, pues se quiere eliminar un instrumento que se usa en el mundo entero.

Durante su participación en el foro Subcontratación y el T-MEC, Rubin fue contundente al señalar que “no tener esta alternativa es desastroso en la economía mexicana ante el peor momento”. Dijo que realmente es preocupante que no se piense en la generación de empleo. “Esperamos que los legisladores lo vean con mucho detenimiento, que escuchen de manera libre a las empresas, que no escuchen a los funcionarios de gobierno, porque ellos no crean el empleo, los que crean empleo son las multinacionales”.

Por su parte, Zorrilla sostuvo que se debe actuar contra quiénes han utilizado de manera ilegal la subcontratación y, en todo caso, “tener una revisión permanente de la legislación laboral y los derechos de los trabajadores; el principal objetivo es generar empleos, es dar la posibilidad de lo mexicanos de llevar satisfactores a sus hogares, a sus casas. Recordemos que el empleo además tiene connotaciones sociales importantes de desarrollo de la familia, es importantísimo en ese sentido”.

Larry Rubin dijo además que no se ha entendido que la inversión extranjera tiene opciones y va a buscar al mercado que le de más alternativas, “no aquél que sea más costoso, sino competitivo, con alternativas viables a su negocio, y en este mismo hemisferio podemos hablar de varios países que tienen alternativas hoy más competitivas que en México, una tasa fiscal más competitiva y muchas otras variantes que pueden ser más atractivas”.

Dijo que el T-MEC es un gran instrumento para México, siempre y cuando haya políticas públicas correctas, “no este tipo de políticas. Ahora hay gran preocupación, no nada más de los empresarios y las empresas norteamericanas, sino también misma preocupación se le ha hecho al gobierno de Estados Unidos que nos representa aquí y que representa a las mesas de diálogo en Estados Unidos, México y Canadá, porque se está atacando al empleo”.

Fiscalización y pacto por el trabajo decente

México tiene 7.7% de empleados contratados bajo un esquema de subcontratación, y si se considera que en el mundo hay 57.7 millones en esta modalidad, esto permite ver que sirve para impulsar el empleo formal y dar competitividad a las empresas. Por lo que la recomendación, más que reformar o prohibir el outsourcing, es impulsar una mayor fiscalización y caminar hacia un pacto por el trabajo decente.

En el panel El impacto de la subcontratación en la economía coincidieron el presidente de Coparmex, José Medina Mora, y el presidente de la confederación Mundial del Empleo en América Latina (WEC), Miguel Pérez García, quienes advirtieron que en caso de que se apruebe una reforma en la que se prohíba la subcontratación laboral se dejaría sin empleo a cerca de 5 millones de trabajadores.

“En nuestro país hay 4.5 millones de trabajadores que tienen empleo gracias a la subcontratación. Esta flexibilidad que da a las empresas el poder utilizar el esquema de subcontratación nos permite lograr esta competitividad como país. Vemos que es una figura muy utilizada por empresas internacionales presentes en nuestro país. En varios sectores, por ejemplo el sector de las tecnologías de la información, es fundamental esta estructura del empleo que nos ayuda en la flexibilidad de las empresas, pero también en la flexibilidad de los trabajadores”, dijo Medina Mora.

Asimismo, Pérez García sostuvo que en América Latina hay 10 millones de trabajadores subcontratados —ya sea tercerizados, bajo staffing o intermediación—. “Hay que clarificar que esta figura ya ha adquirido una connotación y reconocimiento internacional y la mayoría de los países en ese momento en el mundo tiene regulaciones oficiales sobre la subcontratación, es decir, que ya no es tema tabú como lo era en el siglo pasado, sino que es un tema normal. La línea que ha seguido prácticamente la generalidad de los países es la vía de la regulación de la formalización de la figura y del control y vigilancia para que se haga adecuadamente en respeto de los derechos de los trabajadores”, destacó.

Fuente: Factor Capital humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s