México mantiene la participación laboral femenina más baja de la región: SHCP

Autoridades reconocieron que México enfrenta desafíos para mejorar el acceso, permanencia y crecimiento de las mujeres en la economía, retos que se acrecentaron por el impacto de la pandemia de covid en el mercado laboral.

México mantiene la participación laboral femenina más baja de la región: SHCP

Funcionarios del gobierno federal reconocieron que el país la participación laboral de mujeres más baja de América Latina, una amplia brecha salarial y condiciones de inequidad que dificultan el acceso y el crecimiento de las mujeres en el mercado de trabajo. Este contexto pone en evidencia la necesidad de más políticas públicas con perspectiva de género.

En el panel Crecimiento económico con perspectiva de género convocado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), funcionarios federales y representantes de organismos internacionales resaltaron los desafíos que enfrenta México para mejorar la participación laboral de las trabajadoras y poner un piso parejo entre mujeres y hombres.

Luisa María Alcalde Luján, secretaria del Trabajo y Previsión Social, destacó las acciones del gobierno para mejorar el acceso al mercado y las condiciones de la fuerza laboral femenina. Por ejemplo, políticas como la recuperación del salario mínimo han permitido disminuir en 6.5% la brecha salarial de género. Sin embargo, reconoció que nuestro país aún tiene desafíos para la incorporación de más mujeres a las actividades económicas.

“Por supuesto, todavía quedan muchos retos por delante. Pero lo cierto es que hemos avanzado en que cada vez más mujeres participen en el mercado laboral y ello nos permita mayor crecimiento para nuestro país”, dijo Alcalde Luján.

Por su parte, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), expuso que la tasa de participación laboral femenina se redujo de 44.5 a 40.9% en el último año. “Nosotros vemos en esto un retroceso de una década en el nivel y la calidad de empleo de las mujeres”.

La funcionaria del organismo regional de las Naciones Unidas puntualizó que la pandemia ha profundizado las desigualdades entre mujeres y hombres en los mercados de América Latina y el Caribe y ha impacto con mayor fuerza en los sectores con más empleo femenino.

Las condiciones actuales

En su intervención, Arturo Herrera, secretario de Hacienda y Crédito Público, reconoció que la participación laboral de mujeres es la más baja de Latinoamérica. El rezago en condiciones adecuadas para la incorporación plena de trabajadoras al mercado afecta el crecimiento del país, acotó.

Mientras la tasa de participación de las mujeres en el mundo del trabajo es en promedio de 44% en México, destacó el funcionario, en Perú es de 68% y en Bolivia, de 67%, naciones que encabezan la lista. También por debajo de lo reportado en Ecuador (53%), Uruguay (49%), Colombia (49%), Chile (48%), Brasil (47%) y Argentina (46%).

“Una de las cuestiones que hemos identificado es el impacto del sistema de cuidados en la participación laboral de las mujeres. Las mujeres tienen un límite importante en América Latina y sobre todo en México para incorporarse al mercado laboral, pero estas limitaciones pueden ser mucho más importantes en términos de cómo pueden avanzar en su carrera”, expuso.

El titular de la SHCP enfatizó que nuestro país no sólo debe trabajar en crear mejores condiciones para el ingreso de las mujeres a la economía, también hay que crear políticas que faciliten su crecimiento en el mercado de trabajo.

Además del bajo acceso a los sectores económicos y el crecimiento de las mujeres, Arturo Herrara señaló que nuestro país enfrenta una brecha salarial de género importante.

Para promover la igualdad de género en la recuperación económica, la Cepal propone que los países de la región pongan en marcha acciones como una canasta básica digital para garantizar la conexión a internet en los hogares que no cuentan con este servicio y un ingreso básico de emergencia para las mujeres que salieron del mercado laboral. Estas medidas, respectivamente, representan una inversión de 1.0 y 0.1% del Producto Interno Bruto (PIB) de nuestro país.

Alicia Bárcena consideró que México tendrá un buen avance con un sistema universal de cuidados y reconoció acciones como las tandas para el bienestar enfocadas en mujeres que viven o han vivido violencia.

En tanto, Arturo Herrera destacó que nuestro país debe reducir situaciones de violencia y discriminación que excluyen a las mujeres de las oportunidades laborales. Un ejemplo son los traslados largos a los centros de trabajo que ponen en una situación de mayor vulnerabilidad a las trabajadoras frente a situaciones de acoso. “Estar sujetas casi cuatro horas a un ambiente de acoso puede llevarlas a abandonar el trabajo”.

Sin espacio a retrocesos

Los avances en la igualdad entre mujeres y hombres han sido lentos y han requerido de grandes esfuerzos. Ante una pandemia que ha castigado en mayor medida a las trabajadoras, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Guy Ryder, aseguró que los países no pueden permitir retrocesos en esta materia.

“En las últimas décadas se han obtenido lentos avances a costa de arduos esfuerzos y ahora no podemos permitirnos un retroceso que aumente aún más las desigualdades de género. El futuro debe ser más prometedor y diferente. Debemos aprender de esta situación y verla como una oportunidad para reconsiderar nuestros planteamientos y construir sobre bases más sólidas da cara al futuro”, expresó.

De acuerdo con la OIT, las acciones de política pública deben orientarse a:

  • Priorizar la creación de empleos que beneficien por igual a las mujeres y a los hombres.
  • Invertir en políticas del cuidado de alcance universal para ayudar a los trabajadores con responsabilidades relacionadas con el cuidado.
  • Abogar por una mayor presencia de las mujeres en puestos de liderazgo.
  • Asegurar la dignidad y la seguridad de todos los hombres y todas las mujeres que participan en el mercado de trabajo.

En 2020, el desempleo alcanzó a 64 millones de mujeres en el mundo, una proporción mayor que la de los hombres. La pandemia significó la pérdida de empleo del 5% de las trabajadoras frente a un 3.9% para los trabajadores.

La recuperación económica, destacó Guy Ryder, debe centrarse en las personas y para ello, es necesario invertir en las mujeres.

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s