Un año en pandemia: Reforma de teletrabajo dejó más dudas de las que resolvió

Las nuevas disposiciones para el home office son claras en la ley, pero el contexto de pandemia ha generado confusión en su aplicación y, por lo tanto, en el momento para el cumplimiento específico de las reglas.  

Un año en pandemia: Reforma de teletrabajo dejó más dudas de las que resolvió

El momento en el que llegó la reforma de teletrabajo puso a debate si la regulación es aplicable en un entorno de pandemia y, en consecuencia, las reglas para implementar la modalidad. Especialistas coinciden en que la norma representó un buen avance, pero dejó varios cabos sueltos. 

Para Carlos Ferrán Martínez, socio director de la firma Ferrán Martínez Abogados, la reforma es positiva y retomó la experiencia del home office en la pandemia. Sin embargo, la primera duda que generó fue a partir de qué momento es vigente. 

Desde un punto de vista estrictamente legal, expone el especialista, la reforma de teletrabajo ya está vigente. Pero esta interpretación choca con la postura que han planteado incluso las autoridades laborales: la norma está diseñada para un contexto sin pandemia. 

“Entras en el primer cabo suelto ¿Está en vigor o no está en vigor? Si uno se pone muy formalista, no cabe duda que sí. Pero también es aventurado pensar que todos los que estamos trabajando desde casa ahorita somos teletrabajadores”, apunta. 

Sofía Gómez Bautista, abogada de la firma Creel Abogados, considera que la reforma contiene elementos positivos, “por primera vez la Ley Federal del Trabajo entregó tanto al patrón como al trabajador la facultad de convenir los términos y condiciones”, sólo que la faltó precisión en algunos puntos, uno de ellos fue su aplicación en un contexto como el actual. 

“Establecer que en casos de fuerza mayor no aplicaba el cumplimiento de ciertas disposiciones hubiese sido lo más adecuado. La propia ley debió haber especificado si todas las disposiciones aplican o no durante la pandemia”, subraya la abogada laboralista. 

Desde la óptica de Sofía Gómez, la reforma es exigible y obligatoria para los patrones y trabajadores al día siguiente de su publicación en el DOF. Pero la confusión radica en que no hay claridad en el decreto si todas las disposiciones son aplicables en un contexto de pandemia. 

Funcionarios de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) han aclarado que algunas disposiciones no son aplicables durante la pandemia, como proporcionar una silla ergonómica, por ejemplo, esta obligación tendrá efecto cuando entre en vigor la Norma de Teletrabajo en la cual se definirán los riesgos laborales vinculados a la modalidad. 

“Ésta es una reforma para después de la pandemia y para siempre. La pandemia es un estatus de fuerza mayor, es algo inusual que pasara, pero lo que no va a pasar es el teletrabajo. La pandemia ha puesto muy en boga el teletrabajo, pero forzado. Cuando ésta pase veremos el verdadero tamaño del teletrabajo”, afirmó Alejandro Salafranca, titular de la Unidad de Trabajo Digno de la STPS.

De acuerdo con las autoridades, las disposiciones aplicables en estos momentos son: respetar la jornada laboral, tener una perspectiva de género que permita conciliar la vida personal en el trabajo y, la más importante, absorber los costos en los cuales pudiera incurrir la persona trabajadora por motivo de teletrabajo.

Pero la pandemia como causa de fuerza mayor para la adopción de teletrabajo ha desatado una confusión con posturas opuestas: por un lado, quienes opinan que ya se debe cumplir con todo; por el otro, quienes piensan que, por el momento no se debe aplicar nada, incluyendo el pago de la parte proporcional de energía eléctrica e internet

Riesgos de trabajo… ¿a distancia?

El concepto de riesgo de trabajo en esta modalidad es otro de los temas donde tampoco hay claridad. La reforma estableció un plazo de 18 meses para que la STPS diseñe una norma que contemple las disposiciones en materia de seguridad y salud en el teletrabajo. 

La ausencia de la norma en un entorno donde se siguen presentando contagios de covid es uno de los factores por los cuales el coronavirus no puede calificarse como riesgo de trabajo, advierte Héctor de la Cruz, abogado de la firma D&M Abogados. 

“Ahorita no hay un marco jurídico que nos permita saber si el covid, al ser una enfermedad pandémica e infecciosa, pueda estar considerada dentro de las enfermedades vinculadas al teletrabajo. También es lógico que el trabajador no monta una sucursal de la empresa en su casa; en ese espacio familiar no hay forma de que el patrón imponga medidas de control, sanitarias, de sana distancia para verificar la salud de las personas que ingresan al domicilio”, expone.

José Manuel Lucio Olvera, socio fundador de la Consultoría M&E Lucio Asociados, opina que los riesgos de trabajo en el home office son un elemento subjetivo, al menos por ahora, y en el caso de contagio de covid-19 también se debe considerar la exposición que tiene el trabajador al virus.  

“Para un teletrabajador que únicamente se dedica a hacer tareas administrativas y no está comisionado para salir a realizar un trabajo a campo, es muy complicado calificar el contagio como riesgo de trabajo”, concluye el especialista. 

Fuente: Factor Capital Humano

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s