Home office, la revolución en el mercado laboral.

Mucho se ha hablado de los beneficios que trajo la implementación del home office o trabajo en casa desde que se inició el confinamiento y la jornada de sana distancia en México.

Mucho se ha hablado de los beneficios que trajo la implementación del home office o trabajo en casa desde que se inició el confinamiento y la jornada de sana distancia en México, el 23 de marzo de 2020, causado por la pandemia del Covid-19.

Esta nueva modalidad está señala en el artículo 311 de la Ley Federal del Trabajo. Este es un punto de partida para que el home office sea una verdadera oferta para que el sector público y privado ofrezcan a sus trabajadores una opción para mejorar los procesos, reducir gastos de las compañías y tiempos de traslados.

Los cambios que se introdujeron en la ley laboral mexicana respondieron a la acelerada realidad de trabajo a distancia porque el 90% de las empresas en el país incorporaron esta modalidad, durante el confinamiento, de acuerdo a la encuesta que realizó Oxford Business Group.

Lo que en algún momento se veía como una opción remota, hoy se vuelve una modalidad indispensable para continuar con el desarrollo de las actividades productivas del país: el home office llegó para quedarse, para incentivar procesos eficientes, mejorar la productividad y tener trabajadores satisfechos.

También te puede interesar: Salud mental de trabajadores en home office.

Tal ha sido su creciente relevancia y prevalencia en todo el mundo que los integrantes del Parlamento Latinoamericano y Caribeño (Parlatino) trabajan en la Ley Modelo que será la base para regular el llamado home office en nuestra región, pues se carece de una reglamentación especifica.

La regulación del trabajo a distancia con la Ley Modelo ayudará a la recuperación de empleos perdidos, garantizar los derechos de los trabajadores, su antigüedad y el derecho a la desconexión.

La propuesta de los países contiene novedosos planteamientos porque establece que los trabajadores pueden desconectarse de su horario laboral sin que existan sanciones por parte del patrón, además de recibir una compensación económica por el uso de internet y consumo de luz, por ser elementos indispensables para realizar el trabajo a distancia.

Por su parte, el trabajador estará obligado a mantener la seguridad de la información porque hay colaboradores que manejan información sensible o bases de datos de las empresas. Para ello, se busca que la Ley Modelo sea un referente de regulación en nuestra región y el siguiente paso para establecer una adecuada relación contractual.

De acuerdo con la consultora Capital Humano, Mercer, el 67 por ciento de las empresas que ya había regresado a labores presenciales en enero de 2022 decidieron regresar a la modalidad home office para evitar contagios entre sus colaboradores debido al aumento de casos por la variante ómicron, mientras que el 37 por ciento de las empresas que habían regresado al trabajo en oficina continuaron en ese esquema.

Sin duda son pasos que estamos obligados a dar en la región para adaptarnos a la nueva realidad que nos trajo la pandemia. Los países deben aprovechar las herramientas tecnológicas ante los nuevos esquemas de trabajo fijando lineamientos y condiciones claras y precisas en cuanto a horarios y herramientas para realizar el trabajo. Debemos entender que, después de más de un año de confinamiento, el mercado laboral ha cambiado y no volverá a ser el mismo tal y como lo conocíamos. Por eso es necesario robustecer las leyes que servirán a futuro como una verdadera opción y un equilibrio entre derechos laborales y beneficios patronales.

Fuente: FORBES MÉXICO

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s