Dos años en pandemia: ¿Cómo evalúan las personas el retorno a las oficinas?

El 41% de los trabajadores considera que el regreso a los centros laborales los hace más productivos, pero a la par de preocupaciones como el tráfico en los traslados, las largas jornadas y los contagios de Covid-19.

En los últimos meses se ha intensificado el retorno a las oficinas tras los efectos de dos años de pandemia, lo que se aceleró en marzo con el levantamiento de las restricciones para operar con aforos limitados en varios estados. La Ciudad de México, por ejemplo, permitió hace unos días, y por primera vez desde la declaratoria de emergencia sanitaria en 2020, el trabajo presencial completo en los corporativos.

De acuerdo con el estudio Salud mental y empleo en México de la plataforma Terapify, el 41% de los trabajadores en nuestro país considera que el regreso a la oficina lo ha hecho ser más productivo. Sin embargo, al mismo tiempo las personas expresan que este retorno les ha generado altos niveles de estrés.

También te puede interesar: “Todo parece diferente”: Historias del retorno a las oficinas a un año de pandemia

Aunque el teletrabajo bien implementado ha representado beneficios para los colaboradores, como el ahorro en tiempos de traslado o mayor tiempo para conciliar la vida laboral y personal, la otra cara de la moneda es que no todas las personas se han adaptado a esta modalidad, se han planteado desafíos para mantener el engagement de los colaboradores y, en algunos casos, como el de los trabajadores jóvenes, hay una percepción de que el home office les está limitando su desarrollo profesional.

“Estoy contento”, “me siento cómodo”, “me generó conflicto de horario”, “me siento más tranquilo”, son otras afirmaciones que destacaron las personas sobre la vuelta a los corporativos.

En este tenor, un estudio de la firma Robert Walters identificó que las personas desean volver a la oficina, pero esperan tener más flexibilidad. Es decir, los colaboradores quieren encontrar durante la reapertura de corporativos mayor balance vida-trabajo, semanas laborales con menos días, mayor colaboración, jornadas más cortas y la posibilidad de realizar actividades personales. 

“El cambio en el formato y en los hábitos de trabajo requiere de un espacio para adaptarse, tanto para los empleadores como para quienes laboran en las empresas. En este sentido, es importante brindar especial atención a la salud mental”, apuntó Clelia García, directora del Área Clínica de Terapify.

Pese a que el home office sigue siendo un modelo atractivo, el 50% de los trabajadores en México asegura que es importante contar con un espacio físico de trabajo para acudir algunos días a la semana, según el informe El futuro del trabajo es híbrido de WeWork. Esto refleja la necesidad de una parte de la fuerza laboral de volver a las oficinas.

En ese sentido, la firma expresó que a medida que los niveles de contagio de Covid-19 sigan reduciéndose  y los empleadores y personas trabajadoras entiendan la importancia de los esquemas laborales híbridos, habrá una mayor apuesta por su implementación y, por lo tanto, un retorno a los espacios de trabajo físicos.

Sin embargo, a pesar de que 4 de cada 6 mexicanos liga el regreso a la oficina con una sensación de mayor productividad, el segundo sentimiento que les causa el retorno es altos niveles de estrés. Esto se conecta directamente con las principales preocupaciones en torno a la reapertura de los corporativos: los tiempos de traslados a la oficina, las largas jornadas y un mal ambiente laboral.

Entre otras preocupaciones sobre el retorno a las actividades presenciales, los mexicanos también perciben riesgos en sobrecargas de trabajo, muchas reuniones, presiones de los líderes y mala relación con los compañeros.

Temor a los contagios… y a quedar sin empleo

De acuerdo con el estudio de Terapify, en el último año el mayor temor para el 75% de los encuestados fue el contagio de Covid-19, pero para otro 63% el mayor miedo experimentado fue el de quedarse sin empleo.

A decir de especialistas, el alto nivel de temor a perder el empleo puede traducirse en un punto de partida para que los trabajadores se enfrenten a malos tratos y entornos laborales que dañen su salud mental.

Hosanna Rodríguez Morales, presidenta de la Federación Nacional de Salud en el Trabajo (Fenastac), considera que la preocupación por conservar el empleo puede dar pie a que los trabajadores se encuentren en ambientes organizacionales tóxicos, con malos tratos, sobrecargas de trabajo y jornadas extensas.

“Probablemente estén sometidos a liderazgos inadecuados y sobrecargas de trabajo. En estos momentos no es fácil encontrar trabajo”, comenta la especialista.

Jorge Gutiérrez Siles, socio senior de Kaysa Soluciones Integrales, coincide en que el contexto actual incrementa el temor a perder el empleo e incluso, las personas quieren conservar su trabajo para enfrentar la enfermedad si llegaran a contagiarse. Pero este panorama se presta a que se presenten más afectaciones a la salud mental de la fuerza laboral.

“Desafortunadamente se presta a que, algunos empleadores puedan ejercer mayor exigencia más allá de lo que debiera tener para estos momentos”, subraya.

La encuesta realizada por la plataforma evidencia que el estrés y la ansiedad fueron las sensaciones más experimentadas por los mexicanos en el último año, pero también figuran la desmotivación, depresión, malhumor, sobrecargas de trabajo, enojo, temor y baja autoestima. Sólo 5% de los encuestados aseguró no haber tenido ningún sentimiento negativo en el último año.

Fuente: EL ECONOMISTA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s