México se suma al combate a la violencia y acoso en el trabajo.

Se ha avanzado en la adopción de instrumentos internacionales en favor de los derechos de los trabajadores y la igualdad de género.

En el marco del Día Internacional del Trabajo es importante destacar los retos y los avances que se han dado a lo largo de los años. Las voces que han hecho eco a las demandas de justicia y mejores condiciones para los trabajadores han sido plasmadas en la Constitución, en las leyes secundarias, generales y en los compromisos internacionales de los cuáles México forma parte.

El Estado mexicano ha buscado, en todo momento, establecer un equilibrio entre trabajadores y empleadores, por lo que, en nuestra Carta Magna en su artículo 123 y en la Ley Federal del Trabajo (LFT) se precisan los principios y las normas que regulan las relaciones obrero-patronales. 

Además, se ha avanzado en la adopción de instrumentos internacionales en favor de los derechos de los trabajadores y la igualdad de género, los cuales fueron suscritos porque formamos parte de Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

En marzo pasado, el Senado de la República aprobó el Convenio 190 de la Organización Internacional del Trabajo, adoptado en Ginebra, el 21 de junio de 2019, con lo que se garantiza el derecho de toda persona al trabajo libre de violencia y el acoso, por razones de género. 

El Convenio se aplica a todos los sectores: público o privado, de la economía tanto formal como informal, en zonas urbanas o rurales. Así como para trabajadores asalariados, personas que trabajan, personas en formación, voluntarios, postulantes o en busca de empleo.

También te puede interesar: Capacitarán a trabajadores en materia de violencia de género en el Estado de México.

Dicho instrumento reconoce que esas prácticas constituyen una violación a los derechos humanos, lo que representa una amenaza para la igualdad y el empleo digno. Asimismo, prevé un marco común de acción de los países miembros para que ajusten sus marcos jurídicos e implementen una estrategia integral que establezca medidas para erradicar dichas prácticas.

Sabemos que, las autoridades del Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial están obligadas a implementar medidas para garantizar un ambiente laboral libre de violencia porque se pone en riesgo la salud, y la estabilidad emocional y física de las personas que son víctimas de estos delitos.

De esta forma, México se convierte en el país número 12 que ratifica esta norma internacional avalada en 2019. 

Con la ratificación del Convenio 190, los países miembros aspiran a construir un mundo del trabajo libre de violencia y acoso, y al mismo tiempo contribuir a las metas del llamamiento mundial a la acción de la OIT para una recuperación de la crisis COVID-19 enfocada en las personas.

Este avance refleja el compromiso de México en política exterior feminista y en la agenda de igualdad de género. En el Senado mexicano trabajamos para adoptar nuevas prácticas que nos ayuden a combatir la violencia y el acoso en el campo laboral en nuestro país.  

De acuerdo con la OIT, el Convenio 190 y la recomendación 206 serán clave para alcanzar los objetivos establecidos por la Declaración del Centenario de la OIT sobre el Futuro del Trabajo.

Fuente: Forbes México

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s