Mexicanos destinan 19.6% de su salario a ISR y contribuciones sociales.

El país ocupó el lugar 35 de 38 naciones evaluadas; México sólo está por encima de Chile, Colombia y Nueva Zelanda.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) reveló que, en promedio, en el 2021 los trabajadores mexicanos destinaron 19.6% de su salario al pago del Impuesto sobre la Renta (ISR) y a Contribuciones de Seguridad Social (CSS) esto es 0.8 puntos porcentuales menos que lo destinado en el 2020 cuando fue de 20.4 por ciento.

El informe “Taxing Wages 2022” precisa que entre el 2020 y el 2021 el monto destinado al pago del ISR en México descendió 0.92 puntos porcentuales ante la caída en el salario promedio. La CSS del trabajador disminuyó 0.01%, mientras que la del empleador aumentó 0.15 por ciento.

De esta manera, México ocupó la posición 35 de 38 países de la OCDE, sin cambios respecto al 2020, y sólo estuvo por encima de Colombia, Chile y Nueva Zelanda.

De acuerdo con  la OCDE, las tasas que paga México aún están por debajo del promedio de la organización de 34.6 por ciento.

El organismo multilateral reveló que en México el trabajador promedio registró una tasa de ISR neta de 10.2% el año pasado, el promedio de la OCDE fue de 24.6 por ciento.

En otras palabras, en México el salario neto de un trabajador promedio, después de impuestos y prestaciones, fue de 89.8% de su ingreso bruto, cantidad mayor si se compara con el promedio de 75.4%, informó la organización.

El documento informó que desde el 2009 y hasta el 2021 se ha visto un aumento de 4.3 puntos porcentuales en el pago de impuestos del trabajador mexicano. Y desde el inicio de la serie, en el 2000, la cantidad se ha incrementado en 6.9 puntos porcentuales al pasar de 12.7 a 19.6 por ciento.

En tanto, el monto destinado al pago de impuestos aumentó en 24 de los 38 países de la OCDE; en 12 disminuyó, y en dos se mantuvo sin cambios.

También te puede interesar: La iniciativa que propone la “cobranza delegada”, viola la Constitución y la LFT.

Casados y con hijos

En 36 de los 38 países de la OCDE se observó que los matrimonios con hijos destinan menos al pago de impuestos, sin embargo en México (19.6%) y en Costa Rica (29.2%) el porcentaje fue el mismo en comparación con los trabajadores solteros y sin hijos.

En promedio, la tasa impositiva para un trabajador casado con dos hijos en México fue de 10.2% en el 2021, que es la vigésimo séptima más baja de la OCDE, y está por debajo de 13.1% para el promedio de los 38 países.

Es decir que después de impuestos y prestaciones el mexicano casado y con hijos tiene un salario neto de 89.8% de su ingreso bruto. El promedio OCDE fue de 86.9 por ciento.

Bélgica, a la cabeza

Bélgica encabezó el listado dado que sus trabajadores destinaron 52.6% de su salario al pago de ISR y CSS. El país europeo fue seguido por Alemania, Austria, Francia e Italia.

Los empleados de estas cuatro naciones, el año pasado destinaron en promedio 48.1, 47.8, 47 y 46.5%, respectivamente, de su salario al pago de ISR y de CSS.

En tanto, los países con aumentos superiores a un punto porcentual se observaron en Israel con 1.02 puntos porcentuales (24.2%), Estados Unidos con 1.20 puntos porcentuales (28.4%) y Finlandia con 1.33 puntos porcentuales (42.7 por ciento).

Por otra parte, las mayores disminuciones se registraron en Australia con 1.25 puntos porcentuales (27.1%), Letonia 1.73 puntos porcentuales (40.5%) y Grecia 2.23 puntos porcentuales (36.7 por ciento).

Tasa podría llegar a 10%: J. Heath

Jonathan Heath, subgobernador del Banco de México, vaticinó que podría ser necesario aumentar la tasa de interés de referencia en dos o tres puntos porcentuales, hasta 10%, nivel nunca antes visto.

En una conferencia, dijo que apenas estamos entrando en la zona neutral de la política monetaria, “esto significa que tenemos que subir la tasa, yo diría dos, quizá tres puntos mínimo”, lo que colocaría el rédito en 10%; en este momento se ubica en 7 por ciento.

Dijo que los costos de los créditos deben pasar de la zona neutral a la restrictiva, pues es cuando se ralentizan tanto el crecimiento como la inflación.

Fuente: EL ECONOMISTA

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s